Blog

El mítico centro de la NASA en Houston cierra 11 días por el huracán 'Harvey'

Espacio
I 05.09.2017
Trabajadores de la NASA, este domingo en el Centro de Control durante el aterrizaje de una nave con astronautas de la NASA. TWITTER DEL JOHNSON SPACE CENTER

·        Parte de las instalaciones del Centro Espacial Johnson quedaron inundadas tras el pasó del huracán

·        El centro, que permanece cerrado desde el 25 de agosto, reabrirá el martes

·        'Harvey' deja una factura de más de 105.000 millones

Además de llevarse por delante la vida de casi medio centenar de personas, inundar localidades y destrozar viviendas e infraestructuras, el voraz huracán Harvey ha causado problemas al mítico Centro Espacial de la NASA en Houston.

El Johnson Space Center (JSC) cerró el pasado 25 de agosto para proteger tanto sus instalaciones como a sus empleados, a los que la NASA instó repetidamente a que no acudieran a trabajar. Sólo ha permanecido en sus puestos el personal mínimo e imprescindible para velar por la seguridad de los equipos y llevar a cabo las operaciones de control de la Estación Espacial Internacional (ISS), la plataforma en la que viven astronautas de forma permanente.

Según ha detallado este domingo la exastronauta y directora del Johnson Space Center, Elena Ochoa, sólo 125 empleados de los 3.200 que trabajan habitualmente allí han permanecido en sus puestos. Los elegidos para no dejar abandonado el célebre Mission Control, la sala desde la que se controlan las misiones espaciales, han convertido en improvisados dormitorios sus instalaciones, como ha ido relatando estos días con humor a través de su cuenta de Twitter Royce Renfrew, director de vuelo en el centro espacial de Houston.

Desde allí han coordinado este domingo el aterrizaje en Kazajistán de los astronautas de la NASA Peggy Whitson y Jack Fischer, y del ruso Fyodor Yurchikhin tras completar su misión en la ISS.

Con su última estancia de 288 días, Whitson se ha convertido en el astronauta de EEUU que más tiempo ha vivido en el espacio. En total ha acumulado 665 días a lo largo de tres misiones. Su regreso a EEUU, sin embargo, se vio alterado porque el avión que la NASA suele fletar para traer de vuelta a sus astronautas no pudo salir de Houston por el mal tiempo.

Según ha informado la NASA en un comunicado, está previsto que el centro Johnson vuelva a reanudar sus operaciones a partir del próximo martes 5 de septiembre. "Nuestra principal preocupación es la seguridad de nuestros empleados y de todos los ciudadanos de Houston", ha declarado Ellen Ochoa. "Estamos tomando todas las medidas necesarias para asegurarnos de que los miembros de nuestro equipo y sus familias se protegen y protegen a sus vecinos".

El complejo espacial, en el que la NASA ha invertido 1.500 millones de dólares, ocupa 660 hectáreas y está situado en el sureste de Houston, en la zona de Clear Lake. Algunas imágenes del exterior del Johnson Space Center compartidas en las redes sociales muestran que el agua ha inundado parte de las instalaciones. Aunque la NASA no precisará con detalle el alcance de los daños hasta dentro de unos días, Ellen Ochoa ha adelantado algunos datos sobre "el inimaginable impacto del huracán Harvey" en este centro fundado en 1961 y en cuyas instalaciones se han fraguado algunos de los grandes hitos de la carrera espacial, como los programas Gemini y Apolo.

"El Johnson Space Center ha sufrido inundaciones significativas durante las fuertes lluvias aunque los edificios del campus principal no están inundados. Algunos edificios han sufrido goteras así que el agua ha llegado a algunos despachos", detalla. El que sí ha quedado anegado es el Sonny Carter Training Facility, el centro en el que los astronautas se entrenan para sus caminatas espaciales. Según Ochoa, están limpiando las instalaciones para que puedan volver a utilizarse la próxima semana, aunque algunas tardarán más tiempo en volver a la normalidad.

A salvo está el carísimo telescopio espacial James Webb, que será lanzado al espacio en octubre de 2018 y está siendo sometido a las últimas pruebas en Houston. Según ha asegurado Ochoa, tanto "el telescopio como la cámara de pruebas se encuentran en buen estado". Las pruebas seguirán durante la tormenta para controlar el estado del James Webb, cuya misión tendrá un coste total de 8.835 millones de dólares.

El centro de visitantes (Space Center Houston), por su parte, también ha permanecido cerrado al público unos días, aunque reabrió el sábado 2 de septiembre. Según aseguró en un comunicado William T. Harris, presidente del centro de visitantes, sus instalaciones no han resultado inundadas y todo su personal se encuentra a salvo, aunque lamentó que sí estuvieran afectadas las casas de algunos de sus trabajadores. Una parte del dinero recaudado por la venta de entradas será destinado a las víctimas del huracán Harvey.

 

Fuente: El mundo